¿Por qué son así los tejados tradicionales chinos?

¿Por qué son así los tejados tradicionales chinos?

Posiblemente hayáis visto en más de una ocasión cómo son las casas de muchos rincones del mundo, llamándoos la atención la forma de construcción de cada una de ellas, algunas más llamativas y efectivas que otras, pero siempre muy originales, como las orientales. ¿Os habéis parado a pensar alguna vez por qué tienen esa forma los tejados de las casas chinas?

¿Cómo son los tejados tradicionales chinos?

Normalmente son tejados de madera y aunque no son tejados a dos aguas como se podía esperar o como solemos estar acostumbrados en el mundo occidental, tienen unas características muy especiales que hace que estas construcciones sean únicas y sobre todo muy vistosas.

Este característico estilo es heredado del propio origen nómada de los antiguos pueblos chinos, con una forma que nos recuerda ligeramente a lo que podría ser una tienda de campaña. Aunque no sea algo demasiado conocido, los chinos fueron nómadas debido a las invasiones tártaras y manchures, por lo que esa tendencia de construir tenía un claro motivo: buscar la máxima efectividad con el menor esfuerzo a la hora de construir.

De esta clase de cubiertas de madera destaca la curva de su pendiente y también los remates de los aleros, que en muchas ocasiones parecen tener forma de cuerno, algo que tiene una explicación ya que, según las creencias y supersticiones chinas, los espíritus del agua y del aire moraban en los tejados de las casas.

Hoy en día, y desde el inicio de su construcción en el gigante asiático, esta clase de arquitectura vivió un claro auge que se extendió como la pólvora en muchos otros países de esta zona de Asia, quedando relegado hoy en día a las construcciones más antiguas o tradicionales. No obstante, en el presente los grandes edificios son los que copan las construcciones de las principales ciudades de este país, dejando relegados estos tejados a zonas rurales o más tradicionales.