Cómo comprobar si nuestro tejado necesita reparación

Cómo comprobar si nuestro tejado necesita reparación

A pesar de que los tejados están diseñados para durar muchos años, debemos tener en cuenta su mantenimiento para evitar que cualquier problema pueda hacerse más grande y convertirse en algo más importante, y que una simple grieta por ejemplo, pueda permitir que se filtre el agua, se originen humedades, y se acaben provocando cortocircuitos u oxidación de tuberías entre otras consecuencias.

Es muy importante revisar el exterior y ver si algunas tejas están rotas o sueltas; en el caso de tejados de madera es necesario revisar si las tejas están curvadas, agrietadas o sueltas. Además hay que limpiar bien el tejado para evitar que los residuos que pudiera tener, como polvo u hojas, puedan obstaculizar el drenaje del tejado. Asimismo es importante retirar las hojas para evitar que éstas se pudran y puedan afectar a la integridad de las tejas.

Cómo se lleva a cabo el mantenimiento de tejados

Hay que comprobar concienzudamente todo el tejado tanto por el exterior como por el interior, porque aunque parezca que está en óptimas condiciones por fuera, puede que el interior esté afectado por cualquier clase de problema como  las goteras o la humedad, lo que hace que pueda abombarse ligeramente o se produzca la aparición de manchas oscuras y decoloración de la madera.

Siempre hay que buscar bien para intentar encontrar posibles signos de fatiga, grietas o cualquier otro problema que pudiera afectar a las cubierta de teja en cuestión, tanto dentro como fuera del tejado, prestando especial atención a las posibles fugas que éste pudiese tener. Un buen momento para comprobarlo es durante el verano, donde no tendremos que esperar a que llueva, ya que podemos utilizar una manguera, echando el agua sobre el tejado o sobre la zona donde pensamos que puede haber fugas. De esta forma se puede conocer si alguna parte está afectada o no.